Solidaridad de los paros cívicos de Chocó y Buenaventura

La Coordinación Regional del Pacífico Colombiano, reunida en Asamblea General, integrada por los delegados de las jurisdicciones eclesiásticas y las organizaciones etnicoterritoriales de la región, ha estado atenta a la evolución de los paros cívicos en el Chocó y Buenaventura (Valle del Cauca) de los cuales se valora y ve con esperanza la capacidad de organización, movilización y solidaridad entre las diversas organizaciones y pueblos que históricamente han defendido la vida y sus territorios, ante las exclusiones reiteradas e incumplimientos de negociaciones anteriores con el Gobierno Nacional.

Consideramos que las acciones y pliegos que se expresan a través de estos dos paros cívicos tienen la suficiente validez y legitimidad para ser escuchadas por el pueblo colombiano y sus instituciones. Estas peticiones tienen fundamento en el sufrimiento de amplios sectores de la población que exigen cumplimiento y garantías de protección de sus derechos fundamentales al agua, la salud, la cultura, el trabajo, la alimentación, la educación, entre otras condiciones, requerimientos y garantías inherentes a la vida digna. Nos sumamos a las exigencias que las comunidades están haciendo al Gobierno Nacional con respecto al cumplimiento de los acuerdos pactados y los pliegos de soluciones acordados en años anteriores en Buenaventura y Chocó, para enfrentar de manera responsable y urgente esta situación.
En lugar de acciones represivas, se requiere de parte del Estado colombiano, una solución política, social, jurídica y administrativa que garantice, proteja y asegure los derechos de las comunidades y sus territorios. De lo contrario estaríamos frente a una situación de mayor gravedad e incalculables violaciones sistemáticas de los derechos de las comunidades, mayoritariamente pertenecientes a los pueblos negros e indígenas del Pacífico Colombiano.

Cali, Valle del Cauca, 19 de mayo de 2017

Leave a Reply